martes, 14 de diciembre de 2010

AMÓS

Amós
Amós vivió a mediados del Siglo VIII A de C. Era Pastor natural de Tecoá, pueblo situado a 9 kilómetros al sur de Belén y a 16 kilómetros al sur de Jerusalén.  Todo ello en el reino de Judá.
Es un profeta de la Justicia social. Manifestó ¡el fin ha llegado!, debido a la acumulación de la riqueza en unos cuantos y el crecimiento del proletariado.
Eran los tiempos del Rey Jeroboam II (782 -753) en el reino del norte, en su mandato hubo progreso en base a la opresión de los pobres (la mayoría, que se vende por un par de sandalias (AM 8, 6))
Amós emplea la Lógica (3, 1-8), el sarcasmo (4, 4-5) y la repetición (4, 6-11), para lograr su cometido. La audiencia escuchará siempre a los que lloran por ellos, a los que interceden a su favor.
Amós era “noqued”, término “ugarítico” que significa a cargo de los pastores del templo”, es un equivalente a oficial de culto; lo cual es muy diferente a pastor de ovejas. Aunque se ha traducido como pastor y cultivador de ovejas (Am 7, 14)
Siempre empleó la fórmula “así ha dicho Jehova” o “dice Jehova el Señor”.
Los sermones del Profeta se pueden dividir en tres secciones principales:
Juicio sobre las naciones (1, 1-2, 16)
Verificación del juicio de Dios sobre Israel.
Visiones y exhortaciones del fin (7, 1-9, 15)
Amós denuncia la situación religiosa, la cual es muy deteriorada, pues la gente es ya mas bien idolatra. Son materialistas, adoran dioses, les importa solo el dinero y “su bienestar” físico. cuidan el tanto tienes tanto vales.
Amós insiste en que no basta con ir a las celebraciones del culto en los santuarios, hay que tratar justamente al hermano (Am 4, 4 -13).
Solicita un cambio radical en la conducta del pueblo, lo cual le acarreó graves dificultades. Ante Amasías, sacerdote en Betel, es acusado de conjurar en contra del rey. Por lo mismo es expulsado de Israel y regresa a su tierra Judá, en donde se pierde toda pista y ya no se sabe mas de él


Autor: Ing. Federico Juárez Andonaegui

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada