miércoles, 13 de junio de 2012

Inclinacion al bien o al mal

En general, hay un algo que atrae al hombre hacia Sí. El ser humano ha sentido necesidad de dialogar con un Algo (Causa). Intuye que hay una Causa (Algo) que lo creó.

La inquietud siempre acompaña al ser humano, la misma es provocada por la búsqueda, esa búsqueda se encuentra siempre en una encrucijada entre el bien o el mal, entre lo material o lo espiritual. Pero …………. la búsqueda es en el interior del ser, para encontrar la Verdad, no en el exterior.

Al buscar en el exterior encontramos lujo, placer, drogas, hacer daño al prójimo, fastuosidad. Al buscar al interior, sin dejar de vivir la vida diaria, encontramos la Verdad, misma que nos guía.

El hombre en general a partir de lo existente o de obras, puede conocer ese Algo o Causa de todo, pero se da cuenta que hay un conocimiento u orden que no puede alcanzar, que es el de la Revelación Divina. El hombre ocupa un lugar único en la creación, en su propia naturaleza une el mundo espiritual y el mundo material ya que en su naturaleza está compuesto de un cuerpo material y de un Alma Espiritual.

Alma significa el principio espiritual del hombre, el cuerpo humano está animado por el Alma Espiritual y es toda la persona humana el Templo del Espíritu.

El hombre está actualmente sujeto a los placeres de los sentidos, a la inclinación del mal, a la apetencia de los bienes terrenos, y a la afirmación de Sí contra los imperativos de la razón, idolatra a mammón. Actualmente estamos bajo el dominio (poder) del imperio del príncipe del mal, por eso impera el "si no tranzas no avanzas", "dañar sin mirar a quien", "ratero y sinvergüenza mas no tonto", "mas vale pedir perdón que pedir permiso", "sube a costa de lo que sea", etc, etc,. Para evitarlo, el hombre debe ser integro y ordenado en todo su ser para estar libre de la inclinación al mal (1Jn 2:16).

Es un grave error el ignorar que el hombre tiene una naturaleza herida, inclinada al mal, por eso hay errores en la educación, en la política, en las costumbres y en las acciones sociales. La naturaleza humana está herida, sometida a la ignorancia, al sufrimiento y al imperio de la muerte, inclinada al mal, está debilitada, por estar en un mundo gobernado por el príncipe del mal, por eso está llamado al combate espiritual.

El mexicano como ser humano a través de toda su historia hasta el día de hoy, ha expresado siempre su búsqueda de Dios, por medio de sus creencias, cultos, meditaciones, etc (así lo narra la historia) por tanto es un ser religioso.

En tiempos ancestrales los aztecas afirmaban la aparición de una deidad en el cerro del Tepeyac (documentos en EE. UU., a partir de 1848). Después del choque de las dos culturas, apareció la Virgen María a quien los naturales llamaron Guadalupe, desde entonces ha quedado asentado con mas razón, el fervor religioso del pueblo meshica (mexicano).

Como se ve, desde tiempos inmemoriales México ha tenido señales, las cuales su pueblo ha captado, no en toda su magnitud, (Ap 12: V 1 a 6 y V 13 a 17) por diversas razones (choque de pueblos y razas e influencia extranjera). Sin embargo el mexicano piensa que hay un algo que lo hace tratar de encontrarse (Hch 17: 26 a 28) y encontrar el Algo o Causa que así lo hace pensar y que lo convierte en religioso.

Por lo mismo, desde hace tiempo el pueblo mexicano al igual que toda la humanidad, está llamado al combate espiritual.

La lucha que libra Meshijó Tenochtitlán Anahuac no es contra carne hueso y sangre, es una guerra entre fuerzas espirituales, el Espíritu contra mammón, Y CON EL ESPIRITU NO SE JUEGA.
Dios Guarde y Salve a Meshico Tenochtitlan Anahuac.
Tlacaeletl

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada