jueves, 26 de diciembre de 2013

2a Moradas, 1a parte

Comentario
Así como hay comida para el cuerpo, la cual existe en casa, en restaurantes o en fondas o en otros lugares, y que puede ser desde un raquítico platillo, hasta mesas con muchos platillos de comida a elegir (bufets). También de la misma manera existe el alimento para el Alma, que puede ser desde un sencillo libro religioso, o enseñanza de sociedad “discreta”, o ambas combinadas (que por lo general lo es), incluidos (a manera de mesas con diversos platillos), los muchos tratados de las diferentes religiones existentes en nuestro país, como son los escritos de los grandes Teólogos o Doctores de la Iglesia. Hay que mencionar también los tratados de Misticismo que sobrevivieron y existen hasta la fecha de nuestros antepasados Aztecas.

Segundas moradas

Para facilitar y no cansar a nuestros amables lectores, vamos a comenzar con una síntesis de lo que escribió Santa Teresa de Jesús  referente a las segundas moradas en su libro Castillo Interior

Las segundas Moradas son ascéticas. Introducen en el fundamento de éste camino espiritual. Quienes practican y se ejercitan en la perfección cristiana con la Oración, JesusCristo los llama a conocerlo y a seguirlo. La persona está en plena lucha espiritual. Nos habla del Amor y el desasimiento.

Prácticamente se inicia el éxodo hacia lo profundo. Es la perseverancia en la lucha de los que han comenzado a tener oración. Es la batalla entre la interioridad contra la exterioridad. Dios nos lleva de una Morada a otra y nos conduce a lugar donde los peligros del mundo no nos pueden tocar ni cansar.

Es la lucha perseverante por un Amor limpio y gratuito.

Dios llama a que nos acerquemos a El. Hace curas para sanar, Dios es buen vecino, espera por nosotros varios años.

Quien mejor acepte la voluntad de Dios, va por el camino correcto, pues por donde le lleve, más recibirá del Señor.

Cuando arrecian las dificultades hay que proceder con suavidad y dirección en la Oración
Está tan muerta la Fe, al 2013, que queremos más lo que vemos que lo que ella (la FE) nos dice.

continuará

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada