lunes, 25 de noviembre de 2013

Un Dios deseoso de comunicarse con el hombre

Quien entra a las Moradas, anda el camino de la espiritualidad, va cambiando su imagen deformada de Dios. Cambia la imagen del Dios castigador, comienza a ver al Dios Trinitario. Ya no piensa: “hay que tenerle miedo”.

Es justo mencionar que todo mexicano (sin excepción) ha entrado a la 1ª Morada, lo ha hecho, de una u otra manera (de niño, adolescente, joven, maduro, viejo o anciano) aún – en antaño - aquéllos comunistas que ser jactaban de ser ateos, dando gracias a Dios de serlo. El problema estriba en continuar el camino, es decir ser constante, tener disciplina, saber continuar, ya que como dicen los grandes Teólogos, a Dios le han matado en tres ocasiones. Y eso, lo ha desanimado. Los grandes pensadores - como Nietzche – dicen que lo han mataron desde hace mucho tiempo, como lo relata en su cuento “el loco”

El Meshica desde tiempo inmemorial siempre ha buscado a Dios y herido como está, sigue buscándolo, solo que ahora el Enemigo a través de la Bestia del Apocalipsis, con su ejército encabezado por Mammón,  lo está desorientando, lo quiere perder. Su dios es el dinero como objetivo. Hay que aclarar que al mencionar lo anterior, quiere decir que están incluidos los gobernantes (guías materiales), los integrantes de las sociedades secretas, discretas y no tan secretas ni discretas (guías morales) y los guías espirituales (sacerdotes, pastores, rabinos, etc, etc) y por supuesto como consecuencia el pueblo Mexica, incluyendo con mayor razón a los ladrones, secuestradores, traidores, rebeldes, revolucionarios, terroristas, etc, etc).

Hay muchos escritos acerca de las Moradas descritas por Sta. Teresa de Jesús y el hablar de esta que nos ocupa es prácticamente repetir palabras mas o menos lo ya escrito, por lo mismo me atrevo a decir lo siguiente:

En resúmen, podemos decir que la primera Morada:

a.- Nos remite al Génesis
b.- A veces esporádica o continuamente hacemos oración vocal y/o rezo
c.- Toda persona puede vivir en comunión con Dios, debido a que fuimos creados a imagen suya.
d.- Hay un matrimonio Espiritual, el cual consiste en sentirse habitado por la Trinidad

Como aditamento diré que, esta, como todas las Moradas, consta de: Dios, Jesucristo, la forma de oración, hay un cambio personal y ACCIÓN.

Es una invitación a SER,  ser uno mismo, “tener el propio conocimiento” (M1.1.8) a dejar lo superficial, olvidar el TENER. Cuando se ES, lo demás viene por añadidura. El propio conocimiento no es el fin en sí, es la pauta necesaria para encontrar nuestro camino en la vida. Para que lo entiendan, es “tener la Lámpara de Aladino”. Para ello, hay que recordar siempre: hay que tener la virtud previa: austeridad de vida.

SOLO LA VERDAD NOS HARÁ LIBRES.

2ª Morada

continuará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada