martes, 6 de enero de 2015

Significado de algunas palabras Aspirar

La palabra aspirar viene del Latín aspiräre que significa pretender o desear algún empleo, dignidad u otra cosa. Esto, en el caso que nos concierne.

En la vida, todos tenemos pretensiones, deseos, aspiraciones, sueños, ilusiones, pues es algo propio del ser humano; todo prácticamente se reduce a tener un objetivo en ésta vida y es ahí en donde trataremos de hacer énfasis en estas situaciones.

Debemos recordar que en esta vida todo – en realidad – ya está dicho y se ha repetido de una y otra manera, en forma incansable, algunos lo entendemos de una forma otros de otra manera. Podemos decir sin temor a equivocarnos lo que ya es sabido “Todos somos Arquitectos de nuestro propio  destino”.

El presente trabajo no pretende ser todo un tratado de psicología o filosofía o de relaciones humanas. Es simplemente un pequeño trabajo en donde podemos ver el comportamiento de nuestros semejantes en nuestro país así como la manera de lograr el o los objetivos que nos proponemos.

Una de las palabras que utilizamos para manifestar algún deseo u objetivo, es (yo) aspiro a…………. ya vimos lo que significa dicho vocablo, pero vemos que algo encierra esta palabra, asi como otras mas, sobre todo cuando es pronunciada por alguna persona, sea o no del agrado del o los escuchas.

Siempre hay que tener en cuenta cuando decir nuestros pensamientos y cuando no decirlos. Hay una máxima de la vida y que es muy antigua, ella es “Los grandes proyectos se cocen en el silencio”. Lo anterior encierra muchas situaciones, tanto en pro como en contra. Pero a los oídos del ser humano es agradable a los oídos del prójimo que adolece de envidia, resentimientos, trauma o algún otro sentir del mismo tipo, pero no es soportable para quien(es) posee(n) lo ya señalado.

Cuando eramos niños, nuestros mayores, así como maestros, personas con mas experiencia y carentes de egoísmo siempre nos decían, aprendan a ver, oir y callar. No hablen mucho, hablen solo lo necesario. Y cuando alguno de los alumnos o compañeros de juego, hablaba mucho siempre escuchábamos que le decían: “a ti la fuerza se te va por la boca” o “a ti siempre se te va la fuerza por la boca por tanto hablar” o “ya no hables, pierdes toda tu fuerza por tanto hablar”.

Es muy importante tomar en cuenta ese y otros dichos que ya actualmente – por diferentes razones – ya no se emplean. Cuánta razón había en lo narrado líneas arriba, eso solo lo sabe y lo sabrá cada uno de nosotros si reparamos en esa antigua frase.

Antecedentes

En México (Meshijo Tenochtitlán Anáhuac), tenemos una cultura muy antigua, que no data de apenas 200 años, nuestros antepasados guardaban y cultivaban mucha sabiduría, aunada a ella se fue enriqueciendo con la de la Madre Patria. Ahora, ambas se han ido perdiendo poco a poco, por diferentes razones.

Nuestros antepasados, era una raza laboriosa a quienes les era molesta la ociosidad. Al choque de las dos culturas mexica e hispana nace una nueva raza de la cual somos descendientes. En un principio teníamos, como pueblo, la ligereza del águila, el atrevimiento del puma, la fuerza del oso y la nobleza del león. Continuábamos acrecentando nuestra cultura. Se tenía un equilibrio de espiritualidad y materialismo. Debemos aclarar que el mexicano es por naturaleza más espiritual que materialista, los que ya vivían en este continente que ahora llamamos América eran muy religiosos, y parte de su religiosidad prevalece en la forma de expresar su Fe (cristiana, católica, evangélica, islámica, hebrea, budista, etc.etc)

México a partir de 1848 ha ido cayendo en crisis, como en un remolino, por la intervención afroanglosajonamericana; ha ido paulatinamente cayendo en una lucha interna de identidad, son ya 167 años (al 2015) de crisis, casi siglo y medio en que toda una cultura  antigua y sabia, incluyendo filosofía, moral, ética, etc., se ha ido perdiendo. El colonialismo bárbaro ha ido imponiendo su filosofía materialista. Cuanto tienes tanto vales. A partir de esa fecha el invasor preparó el terreno para el servilismo mexicano.

El gran maestro Lic. José Vasconcelos decía: Nosotros (mexicanos) nos hemos educado bajo la influencia humillante de una filosofía ideada por nuestros enemigos, si se quiere de una manera sincera, pero con el propósito de exaltar sus propios fines y anular los nuestros.

Lo anterior, ha dado por resultado una mezcla de lucha interna en el mexicano, en el que predomina lo material. Se está tratando de borrar lo espiritual. Lo que conlleva a una bondad en el fondo y debilidad de voluntad. Lo anterior ha dado origen a una autohumillación y a un conformismo que raya en lo exasperante.

Independientemente de las características propias del ser humano en el mundo entero, al mexicano se le ha ido acentuando el conformismo, cuyas aristas dan origen a una viveza dentro de la mediocridad, esa viveza definitivamente es mal canalizada, pues es propiamente dedicada a tratar de sobresalir aplastando a los que le rodean e impedir a toda costa que quienes le rodeen sobresalgan; conllevando de esa manera a la no competencia, al absolutismo y formando un carácter menos que mediocre.

A fecha el mexicano ha caído en
1.- El ateísmo, sobre todo los hijos de aquéllos que eran seguidores del comunismo.

2.- La frivolidad, obtener el dinero fácilmente para ser Aristócratas del dinero  sin preparación alguna. El mejor ejemplo son: los gobernantes, los delincuentes (comunes y narcotraficantes), etc.

3.- El materialismo, producto del abandono de los guías espirituales de todas las religiones que se profesan en México y de los guías morales, individuos de sociedades secretas auto llamadas “discretas” y las no tan secretas que tienen la lámpara para ellos solos y se recrean así, dejando al pueblo al garete.

4.- El consumismo, por la preparación a que ha sido sujeta la población y sobre todo debido a que se le ha enseñado a NO SER LIBRE. SE HA ESCLAVIZADO A LA POBLACION.

Eso, ha provocado un escepticismo, se vislumbra la miseria de su corazón que definitivamente ya no es fuerte, la voluntad está destrozada, ya no sabe distinguir el bien  ni el mal. Ya no sabe que es una cosa y que es la otra, y sobre todo, empieza a desconocer adónde conduce uno y adónde conduce el otro. Se está perdiendo gran parte de la identidad del mexicano, ya no se tiene como objetivo la Verdad y la Fe; nuestra sociedad se está ausentando de Dios, vamos camino a la autodestrucción.

Pero ¿cuál es la razón, la causa que ha dado origen a esa situación que se ha ido acrecentando cada vez mas – y a mayor velocidad – en el siglo pasado, a partir de 1970?. Pudiera decirse que son varias razones, pero una de las principales es que como País no ha logrado sacudirse el colonialismo a que ha sido sujetado por más de 150 años. Lo que más lo han humillado son los tratados a que se ha visto obligado a cumplir, y que le imposibilitan su progreso como Nación. México como País no se ha encontrado, ya que la mayoría, todos y cada uno, no se han encontrado.

Debemos recordar que cuando un País por diversas circunstancias tanto económicas, militares, comerciales u otras, se encuentra bajo el poder de otra potencia, llega el momento de considerar las condiciones de hacer respetar la soberanía de la Nación sojuzgada, luchar por hacer respetar la soberanía del la Patria en cuestión, luchar por hacer la voluntad de su pueblo - para lograr la felicidad del pueblo dominado - y no la voluntad del País dominante, que ejerce su fuerza.

Las palabras y el comportamiento

En el tema que nos interesa vamos a considerar el dominio psicológico y filosófico, al que ha sido sujeto nuestro País.

Como mexicanos llevamos años viendo y desesperándonos, entre otras razones y motivos, de el porqué los que tratan de progresar, quienes le rodean se lo impiden (con una tenacidad mal canalizada) o mínimo es ridiculizado y si se descuida, tratan de despedazarlo de cualquier manera (moral, física y/o psicológicamente). Y peor aún si es destacado por naturaleza.

Así, cuando una persona tan solo manifiesta “yo aspiro a ……….”, “quiero hacer………..”, o alguna otra frase similar, la misma despierta en – mínimo – una persona de los que lo escuchan,  envidia o enojo o mala voluntad, a veces hasta odio o rencor o algún mal deseo. Esto debe considerarse dentro de una amalgama de los propios defectos y virtudes del ser humano, pero si a ello le aunamos todo el sentimiento reprimido por ser súbito de un dominio, se tiene un sentimiento de querer destacar a toda costa, sin importar si la acción sea buena o mala, la idea “es destacar”, “llamar la atención”. Da la impresión y tal parece que el ver sufrir les produce bienestar y hacer sufrir les produce mas bienestar.

Otra manifestación de la grandeza interior y exterior del mexicano se ve cuando el mismo emigra a otra ciudad (mínimo) y más cuando emigra a otro país. De pronto se vuelve trabajador, buen gobernante, respeta al prójimo, cumple con las leyes, paga impuestos sin ser presionado, destaca en el campo en el que trabaja, es respetado y admirado, etc, etc. Ya no es débil ni “bueno”, de repente es fuerte y justo, empieza a amar a Dios (como aquél viejo refrán “vas a sentir lo que es amar a Dios en tierra de indios” o “vas a saber lo que es amar a Dios en tierra ajena”) cuando en su tierra no tenía el menor interés en hacerlo.

El cuadro no es tan complejo, es sencillo, en lo que se puede corregir como humanos que somos, pues aquí no tratamos de hacer un estudio psicológico del mexicano, sino tomar en cuenta lo elemental de su ser y su vida, y tratar y lograr la unión de todos con un único fin: Lograr que Meshijó Tenochtitlán Anáhuac, mejor conocido como México, logre su cometido - en la vida y concierto de las naciones - para el que fue creado.
Origen

¿Qué es lo que desde el exterior influye en el comportamiento del ciudadano mexicano?

Definitivamente son muchas las causas que influyen en el comportamiento de una sociedad, desde siempre el comportamiento de una Nación es derivada de causas tanto externas como internas, independientemente del comportamiento del ser humano como tal. En lo que se refiere al tema que estamos tratando, solo haremos mención  a las posibles causas del comportamiento cuando alguien trata o desea superarse y, o, mejorar al medio que lo rodea.

Antes de 1970, la intromisión e intervención extranjera era inmisericorde pero se ocultaba por la dictadura perfecta que existía, pudiéramos decir, que era discreta, silenciosa, Diplomática, pero a partir de esa fecha se volvió mas intolerante, radical y cínica; lo cual provocaba que si alguien trataba de destacar, simplemente tenía obstáculos que el pueblo, la voz popular, se preguntaba, ¿porqué aquí no podemos hacer esto, aquello? Nadie sabía las causas, pero cuando el individuo emigraba a E. U., resultaba que allá si se realizaba y se realizan hasta la fecha.

Entre las muchas anécdotas que se pueden narrar, está la declaración, por ejemplo, de James Schlesinger, como secretario de energía de E. U., en el  cuatrienio 1976 – 1980, periodo del Presidente James Carter (Demócrata), quien sin miramientos externó: “No podemos tolerar que exista un Japón al sur de nuestra frontera”. Esto, sucedió en el periodo del Presidente José López Portillo.

Se tenía en ese entonces un proyecto como Nación cuyo objetivo era desarrollar ampliamente una industria eléctrica y petrolera lo que redundaría en un crecimiento sólido y competitivo supliríamos nuestro mercado interno y ampliaríamos nuestra capacidad de exportación, hubiéramos emergido como país industrializado y se habría logrado ser potencia media. Pero, esa situación no convenía a los intereses del país dominante, por lo que de alguna manera se frenó el desarrollo del programa petrolero y petroquímico. Recuérdese que se acababan de inaugurar las refinerías de Tula y Salina Cruz. En petroquímica se había alcanzado una producción de 10 millones de toneladas y se estaban instalando 12 plantas más que permitirían una producción de 20 millones de toneladas. Cangrejera y Pajaritos eran los complejos petroquímicos mas grandes del mundo y fueron concebidos, diseñados y construidos con alta tecnología por técnicos e ingenieros mexicanos, incluyendo a los del Instituto Mexicano del Petróleo.

Crecíamos al 6% del PIB. Nada se descuidaba, se trabajó también en el sistema hidroeléctrico de Chicoasén además de otras termoeléctricas. Pero ……. Después de esas declaraciones todo paró….. nada de mas desarrollo… esto definitivamente influyó en la migración  de mexicanos hacia el norte “en busca de trabajo”, en busca del “sueño norteamericano” al ya no haber obras, ni desarrollo de proyectos.

Así cuando una persona decía: yo aspiro a un México mejor….., quienes le rodeaban se reían y se burlaban de él porque sabían que no era posible mientras existiera ese yugo ya narrado, con el correr del tiempo dicha frase y aspiraciones fueron degenerando mas y mas, al no haber oportunidades de desarrollo.

En la actualidad hay ciento de pruebas que pasan desapercibidas, por el conformismo a que ha sido sujetado el mexicano. Eso, influye cada vez más en su modo de ser y en su comportamiento.

Dice el refrán, para que un enfermo sane, debe empezar por reconocer que está enfermo (o que tiene tal o cual enfermedad).  El mexicano en lo individual y en lo colectivo debe darse cuenta de “el origen de su enfermedad y de ella misma”.

Como parte de testimonio de la culturización a que se está sujetando a México, son las palabras del filósofo inglés Arnold J. Toynbee autor de “Guerra y Civilización”, edición 1951. “Despojados de sus raíces occidentales el colono peleó la posesión de territorios habitados por sociedades en estados culturales diversos. La guerra de los colonos fue de dominio. No hubo en él mimetismo ni sincretismo ante una cultura originada en los montes, praderas y bosques, sin asimilar formas de vida abolidas por él para afirmar su dominio. Ante la población mexicana, ocurría un proceso semejante. El guerrero de los Apalaches, el cazador del Valle de Tennesse, el miliciano de Nueva Orleans, fue el mismo de la guerra contra México. La barabarización norteamericana manifestada en 1848 es un testimonio. Hasta aquí sus palabras,…………… a lo que agregamos: Y preparó las bases del servilismo mexicano.

Nota.- Mimetismo significa: propiedad que poseen algunos animales y plantas de asemejarse, principalmente en el color, a los seres u objetos inanimados entre los cuales viven.                Sincretismo significa: sistema filosófico que trata de conciliar doctrinas diferentes.

El mexicano actualmente no ve la esclavitud en que se encuentra, porque NO ABRE LOS OJOS, Lo cual traducido al cristiano es: SE MUEVE Y VIVE EN DIOS PERO NO LO VE Y CAE EN DESÁNIMO. Por lo cual, podemos decir que lo último que ve el ser humano es el aire.

El Pueblo mexicano, durante  cinco siglos ha estado sumergiéndose gradualmente en una apatía sin ánimo y en un degradante servilismo, han debido ser humillados aún más en el polvo por sus vecinos, los EE. UU; hasta que su situación les resulte intolerable; la opinión rebajada que tienen de sí mismos será insoportable en un momento dado y se desembarazarán de ella sintiendo nuevamente su dignidad de HOMBRES y entonces, por vez primera, erguirán sus cabezas como MEXICANOS.

Dios tenga Misericordia de Meshijó Tenochtitlan Anahuac.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada