jueves, 24 de marzo de 2011

Profecia Azteca

Nuestro sol se ocultó
Nuestro Sol desapareció su rostro
Y en completa obscuridad nos ha dejado
Pero sabemos que otra vez volverá
Que otra vez saldrá
Y nuevamente nos alumbrará
Pero mientras allá esté
Y en la mansión del silencio permanezca
Muy prontamente reunámonos y estrechémonos
Y en el centro de nuestro ser ocultemos
Todo lo que nuestro corazón ama
Y que sabemos que es un gran tesoro
Destruyamos nuestros recintos al principio creados
Nuestras escuelas, nuestros campos de pelota
Nuestros recintos para la juventud,
Nuestras casas para el canto y el juego
Que nuestros caminos queden abandonados
Y que nuestros campos nos resguarden
Hasta cuando salga nuestro nuevo Sol
Los papacitos y las mamacitas
Que nunca olviden guiar a sus jóvenes
Y hacer saber a sus hijos mientras vivan
Cuan buena ha sido
Hasta ahora nuestra amada tierra Anáhuac
Al amparo y protección de nuestro destino
Y por nuestro gran respeto y buen comportamiento
Confirmados por nuestros antepasados
Y que nuestros papacitos muy animosamente
Sembraron en nuestro ser
Ahora nosotros les encargaremos a nuestros hijos
Que no olviden informar a sus hijos
Cuán buena será, cómo se levantará
Y alcanzará fuerza
Y cuán bien realizará su gran destino
Esta nuestra amada madre tierra Anáhuac
Meshijó Tenochtitlán Anáhuac
México     
 
Tlacaéletl

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada