jueves, 19 de enero de 2012

ESPIRITUALIDAD DE PUEBLO

El puesto (posición) de los Laicos en la Iglesia, es un tema muy discutido en la Teología Dogmática.

El interés por los laicos en la Iglesia ha ido creciendo. Cobran importancia por la incapacidad del Clero para realizar todas las nuevas tareas. Cobra importancia en la Mystici Corporis Christi en que la Iglesia se considera como una totalidad.

El seglar es miembro pleno del cuerpo místico cooperador de la única gracia salvadora.

Su apostolado específico consiste “en ser lo que verdaderamente y en total es”.

El campo de operaciones del Laico es el mundo. Su actividad no es ministerial.

Ya no se concibe la Iglesia unilateralmente como Iglesia del Clero, pero aún los Ministros, ocupan el centro y los Laicos están en la periferia.

Esquema:

1.- Historia del laicado cristiano.

1.1.- Laico y pueblo cristiano en la comunidad primitiva.

1.2.- Binomio clérigos - laicos en la edad media.

1.3.- Primeros movimientos laicales en la edad moderna.

1.1.- El N. T. provoca un llamado, aplica el término klerós (comunidad), y se utiliza la palabra laós (pueblo), pueblo de Dios.

Los laicos son la comunidad constituida por la Fe en Cristo. Son diferentes a gentiles y judíos. Clero y Laicos eran teológicamente distintos pero no estaban separados. Los Laicos participaban activamente en la vida y acción de la Iglesia, como hombres dotados de carísmas.

En la Iglesia del N. T., se abarca a los feligreses con titulo de “linaje escogido”, “sacerdocio real”, “pueblo adquirido por Dios”, los miembros de esta Iglesia se denominaron “Santos, elegidos, hermanos, discípulos”, los judíos los llamaron “secta de los nazarenos” y los romanos los llamaron “cristianos”.

Iglesia primitiva (clérigos y laicos), era lo mismo que “cristianos”, lo cual a su vez es diferente a “paganos”.

La comunidad de Fe es fraternidad de iguales (koinonía), con el bautismo se suprimen las diferencias entre judío y pagano, esclavo y libre, hombre y mujer.

1.2.- El pueblo de Dios es una realidad viva en su totalidad. El pueblo de Dios, no es una simple suma de individuos.

Hay  dos formas de existencia en la Iglesia, laical y sacerdotal.

El antiguo derecho canónico dice: Laico es el que no posee ninguna participación del poder, tanto de jurisdicción como sobre todo de orden. Es el que no pertenece al Clero.

Es el simple creyente que no pertenece al grupo de responsables, pueblo sencillo o plebe (laikós, se traduce al latín como plebeius).

En la Edad Media y parte de la Moderna, hubo dos clases separadas:
1.2.1.- los clérigos, los ordenados (los dedicados al oficio divino, a la contemplación y a la oración, son los Klerós (suerte), son los elegidos por Dios).

1.2.2.- y los que no son clérigos, los no ordenados (El pueblo (laós), laicos, pueden tener cosas temporales pero solo para administrarlos).

Después pasó a la forma Clérigo – Laico (dividido éste a su vez en: Laico – Monje), esto, al surgir el Monaquismo, en el cual los monjes reciben el sacerdocio y muchos sacerdotes imitan la espiritualidad monacal.

Se reconocen  por lo mismo tres estados: clerical, laical y religioso.

1.3.- Entre los Siglos XI y XII surgen movimientos laicales con amor a la vida espiritual con amor al evangelio.

Las ordenes mendicantes del S XII critican a los Clérigos, invocan una Iglesia Espiritual contra el predominio Sacerdotal. Hay que recordar que todos los movimientos laicos espirituales  en contra de la Constitución Jerárquica terminan en Herejía.

En el siglo XVI los protestantes rechazan los estados laico – sacerdote – monje, insisten en el sacerdocio de los fieles, en el acceso a la palabra de Dios, se seculariza la existencia, aparecen nuevos valores al margen de la Iglesia.

Pío X en 1906 afirma que: “la Iglesia es por esencia una sociedad desigual solo hay dirigentes (pastores) y multitud (rebaño), que debe seguir a sus pastores como rebaño dócil”.

En la actualidad los Laicos quieren ser protagonicos, sienten su vocación – misión - en la Iglesia.

Autor: Ing. Federico Juárez Andonaegui

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada