martes, 9 de abril de 2013

Actualidad


Las calamidades que acontecen actualmente preceden al bienestar y harán que en nuestra Patria se den cuenta de la insensatez de sus dioses (dinero, sexo, drogas, ignorancia, cinismo) y de su confianza en las demás invenciones (fastuosidad, vanalidad, ostentación) del ser humano. Será entonces cuando el bien triunfe y el Ser Supremo reinará no solo en nuestro País sino en toda la tierra.

Las nubes y las tinieblas que rodean actualmente a Meshijo Tenochtitlan Anahuac son las que lo hundieron en la obscuridad por 70 años (1930 – 2000) y creen haberla hundido totalmente y entregado al imperio del mal con ayuda de vanidad, corrupción, robo, descaro, impunidad, hambre, sed de justicia, cinismo y libertinaje.

Los gobernantes prosperaron libres de castigo y mientras mas desarrollaron una perspectiva profunda y amplia para ellos y los suyos, mas hundieron al país, se excitaron y llegaron al éxtasis de la maldad, mas su vida misma es castigo. LEA usted con cuidado y dese cuenta como miran con alegría, ahora, el producto de su trabajo, aparentemente libres de todo cualquier castigo divino. Observe usted como no tienen agonía en su muerte, sus estómagos y los de los suyos, son llenos siempre de todo y todavía, no satisfechos, reclaman para sí homenajes.

Actualmente la corrupción cubre como manto sus cuerpos. Se mofan, hablan con maldad y mentira, hablan doble lenguaje y con altivez.- del 2013  en adelante ponen sus bocas en el cielo y sus lenguas dan vuelta por toda la Nación, por eso golpean y vuelven a golpear a su pueblo hasta que  se llenan de las lágrima que derraman.

¿Qué tiene que ver Dios con esto?, se preguntan. Y pregonan abiertamente: ¡la realidad moral y religiosa no debe tocar la realidad de la vida pública (al gobierno) y menos a los gobernantes!. Entienden a su modo la palabra LAICIDAD provocando así un gran daño a la fisonomía espiritual, moral y humana del mexicano. Es así como alcanzan sus riquezas, robando y saqueando al pueblo.

Es entonces cuando los hombres libres y justos del pueblo piensan: ¿en vano mantuve puro mi corazón?, ¿en vano he seguido el orden y la pureza? ¿en vano he respetado las Leyes?.

Es entonces cuando un relámpago ilumina al pueblo, las lámparas de los honestos, justos, rectos y fieles de corazón iluminan con mas intensidad. Saben que sus Almas las cuida La Causa de las Causas y protegerá por ellos a su pueblo. La vida pública debe ser tocada por la realidad religiosa. La Fe no es algo puramente privado. Es una gran fuerza espiritual que debe tocar e iluminar la vida pública

El imperio del mal caerá al igual que sus lacayos. Meshijo Tenochtitlan Anahuac se librará del yugo que lo ata.

Dios Guarde y Salve a Mehijo Tenochtitlan Anahuac.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada