jueves, 27 de octubre de 2011

Es conveniente para leer este artículo, conocer o saber poco de Teología.

En ésta vida, dado la época y tiempos en que se vive, es conveniente y necesario tener un manual de fórmulas para la vida diaria, desde el punto de vista religioso, es imperioso porque lo que actualmente sucede en México es lo que sucedió en Colombia hace 25 años. Ellos vencieron a la maldad a base de oración, se juntaron todas las Iglesias y parte de la Iglesia Católica y en oración constante vencieron a los demonios que se habían apoderado de Colombia. Tenían mafias y además estaba la guerrilla.
Juntos gobierno y pueblo, la sociedad en general y la oración, triunfaron, prácticamente aplicaron el "a Dios rogando y con el mazo dando".
Es lo que debemos hacer por y para nuestro país. Deben unirse todas las Iglesias.
Esos demonios y espíritus malignos, se trasladaron a México, están con mas énfasis en Nuevo León y Tamaulipas. Debemos tener en cuenta que los narcotraficantes trabajan con brujerías y hechizos. Traen y llevan brujos(as) y hechiceros(as).
Estos demonios y espíritus malignos están en todas partes, en el gobierno, en las sociedades secretas y en las públicas, en las mismas Iglesias. En toda la sociedad.
El Príncipe de la maldad gobierna la tierra, estamos en su territorio. Pocos recordamos que ya fue derrotado por Jesucristo en la Cruz.
Debemos unirnos todos para derrotar a los espíritus del mal y a los demonios.
Tomando en cuenta lo señalado líneas arriba y que es una gran realidad, es que me atrevo a decir que tanto el profesionista, como el técnico, como persona y sobre todo, las amas de casa, ya sean sólo esposas o esposas y mamás, es necesario y conveniente acudir a un manual o prontuario que nos afiance la Fe; cuando sentimos desfallecer y creemos que todo ha sido en vano y creemos que todo es perdido, nada como acudir a un manual religioso en donde encontremos un remanso de paz, donde bebamos agua para mitigar la sed tanto de Justicia como de Perdón como de cualquier otro síntoma.
Las fórmulas, pasajes y enseñanzas que siempre han estado a nuestro alcance, creo, considero, que serán muy útiles para todo mexicano que se preocupa y trabaja por nuestro País, así como por su persona. Se encuentran enseñanzas muy antiguas que han perdurado de una u otra manera. Todas dentro de los principios y cánones estipulados en su época, pero que, debido a la actualización y modernización, algunas ya no se emplean y otras más se pasaron por alto, en otras ya no se hace énfasis y otras más son desechadas por la misma población mexicana que vive inmersa en lucha diaria por la sobrevivencia debido a la injerencia, intervención e influencia de otro País, lo que ha originado la supremacía del tener sobre el ser.
Todo lo anterior aunado a otras situaciones, ha dado por resultado que México siendo un País eminentemente religioso, comienza a hacer a un lado su mayor tesoro para lanzarse en pos de los dineros, lujos, lujuria, vanidades, desviaciones, tanto morales como sexuales, terrenales y superficiales, copiando así las costumbres – que no le son - de los bárbaros. Así, vemos con tristeza el nacimiento y proliferación exponencial de la Aristocracia del dinero, reemplazando a la Aristocracia de sangre.
No me corresponde, ni corresponde a ésta nota el analizar si en el pasado o en la actualidad, nuestros antepasados o nuestros contemporáneos supieron, saben o no descifrar los misterios que encierran las enseñanzas religiosas (de todas las religiones). Pero sé que se encuentran fórmulas para todo, pues basadas como son en distintos libros y estudios en el pasado, eran de uso común en nuestros antepasados.
Por alguna causa han caído en desuso y hasta en el olvido de la mayoría de las personas, pocas son las que las conocen pese a su poca o mucha difusión y – de ellos – pocos saben descifrar y hacer uso de las fórmulas.
La Biblia – viejo y nuevo Testamento – contiene fórmulas y secretos hasta la fecha no divulgados y/o quizás no descifrados, también libros escritos por Doctores de la Iglesia que son propios para la vida cotidiana, pues fueron escritos por estudiosos de la Religión que con bases y experiencias los transcribieron.
Toca a cada amable lector, estudioso, curioso o no, seglar o religioso, iluminado por Dios Espíritu Santo entender y comprender lo que a necesidad corresponda.
Sabemos a través de todos los medios que Dios se ha manifestado de muchas formas y maneras, sabemos que nos habla diariamente y a cada segundo de nuestras vidas, pero resulta que no lo escuchamos y a veces al escucharlo, no lo entendemos, dando al traste con nuestras propias intenciones, proyectos e ilusiones.
La Biblia como base, mas los estudios de grandes eruditos, filósofos y Doctores de la Iglesia, siempre han dado fórmulas reveladas por Dios Nuestro Señor, y solo algunos las entienden, otros las entienden pero no las aplican.
Dios Guarde y Salve a Mis hijos


Autor: Ing. Federico Juárez Andonaegui

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada